Volverse mamá y volverse emprendedora

Tener un hijo es uno de los eventos más revolucionarios en la vida de una mujer. Las rutinas cambian, muchas circunstancias también. Es natural que el curso de la vida profesional también se altere.

En algunos casos, las prioridades se revalúan, las oportunidades de crecimiento cambian y muchas mujeres afirman que por eso, la maternidad fue el impulso que las volvió emprendedoras.

Entre las razones más citadas estuvieron la flexibilidad de horario para estar más tiempo con su familia, el deseo de heredar a sus hijos un espíritu emprendedor o la falta de oportunidades en el mundo laboral que se ajustaran a sus nuevas circunstancias de mamás.

Ser mamá y ser emprendedora, al final, comparten muchas características. Tanto mamás como empresarios saben llevar diferentes roles a lo largo del día, desde cuidadora, cocinera, administradora, gerente de operaciones y repartidor. Las mamás son maestras en el arte de tolerar la frustración y de adaptarse a circunstancias cambiantes. Son genios de la administración del tiempo y del presupuesto.

En México, una de cada diez mamás que trabajan lo hacen por su cuenta. La mitad de las mamás en nuestro país trabajan. ¿Cómo cambiará el contexto laboral si más mexicanas tienes acceso al emprendimiento? ¿Qué necesita de una empresa una mujer preocupada y ocupada en criar hijos y en resolver el día a día de un negocio? Seguramente, las marcas que le den al clavo a esta cuestión tendrán consumidoras leales por muchos años.

Consulta el estudio de mamás emprendedoras realizado por Lexia Insights & Solutions para bbmundo Insight Center aquí.