A propósito del día de la mujer, ¿qué puede hacer tu marca?

En un entorno donde se escucha cada vez más el discurso sobre la importancia de la igualdad de género, aún falta mucho por hacer para trascender las palabras y aterrizar en acciones concretas. Sería ideal que más empresas y marcas anunciantes contribuyeran para que, a través de políticas y/o mediante mensajes más incluyentes, se pueda […]

En un entorno donde se escucha cada vez más el discurso sobre la importancia de la igualdad de género, aún falta mucho por hacer para trascender las palabras y aterrizar en acciones concretas. Sería ideal que más empresas y marcas anunciantes contribuyeran para que, a través de políticas y/o mediante mensajes más incluyentes, se pueda acortar esta desigualdad que existe en nuestro país.

 

Por Rosario Zavala, Socia Directora en Lexia Insights & Solutions @RosarioZavalaR

La lucha por la igualdad entre los géneros ya no es solamente un derecho fundamental, es una condición necesaria para avanzar hacia mejores sociedades: menos violentas, más prósperas y sostenibles.

En México hay 61.4 millones[1]de mujeres, que representan el 56% de la población total. En número, las mujeres son mayoría, pero en participación en instancias gubernamentales, representación en alta dirección de empresas o acceso a seguridad social, por ejemplo, esta “mayoría” no se refleja.

Y de aquí surge una primera reflexión: ¿es necesario que haya un día internacional dedicado a la mujer? Existen distintas voces, algunas que cuestionan su existencia, y apuntan a que no es “justo” porque no existe uno para el hombre. Por el contrario, hay otras que indican que no solo basta un día, sino debieran ser más y hasta proponer jornadas. Antes de iniciar el debate, es importante considerar el contexto que tenemos en nuestro país (no se diga a nivel mundial), sobre la situación de las mujeres.

Las mujeres siguen desempeñando roles “tradicionales”

El 43.9%[2]de las mujeres trabajan, la mayoría en el sector de servicios, que se ha visto como los trabajos “tradicionalmente” propios para ellas; es decir, un sector feminizado porque se asume que la mujer se desempeña mejor en este tipo de áreas que en otras (por ejemplo la industria o la agricultura). Sin embargo, 6 de cada 10 empleos son informales, lo cual deja en situación de vulnerabilidad pues no tienen acceso a muchos de los derechos laborales, como la seguridad social, vacaciones, aguinaldos (vs la situación de los hombres, donde el 49.1% está en la informalidad).

Veamos unos números: del total de las mujeres ocupadas en nuestro país, casi 7 de cada 10 (66.9%) son subordinadas y remuneradas. De ellas…

  • 7% no cuenta con acceso a servicios de salud como prestación laboral
  • 9% labora sin tener un contrato escrito
  • Más de la tercera parte no cuenta con prestaciones laborales (33.8%)
  • Una de cada dos goza de vacaciones pagadas (55.2%)

Aunque la participación de las mujeres en el mercado laboral crece en todo el mundo, así sea a ritmos muy disparejos, la brecha salarial continúa siendo enormemente injusta tanto en países desarrollados como en emergentes. Según el “Informe Global de la Brecha de Género 2016” elaborado por el Foro Económico Mundial, la brecha salarial a nivel global es del 59%. En México la brecha es del 30%, el más alto en Latinoamérica.

La situación se complica un poco más para mujeres que, además son madres, pues se suma la carga del trabajo doméstico, ya que dedican más del triple del tiempo que los hombres en estas labores.

El 41.1% de las mamás mayores a 15 años en México, no cuentan con educación básica terminada (vs 20% de las mujeres que no son madres). Tan solo un 23.9% de las mamás cuenta con educación media superior o superior (vs 42.5% de quienes no son madres)[3]. Un mejor nivel educativo, da mayor posibilidad de acceder a mejores condiciones laborales, aunque esto no necesariamente se refleja, pues la situación de las mamás a veces las obliga a tomar empleos que no están en concordancia con su preparación, pero no tienen otra alternativa debido a los horarios o condiciones que les permite pasar más tiempo con sus hijos. Incluso esto se refleja en el número de horas trabajadas, 37.8% labora menos de 35 horas semanales, es decir, son jornadas parciales (medios tiempos, por ejemplo)

Veamos otros datos que ilustran la situación de las mamás. Del total de las madres ocupadas en el mercado laboral, 64% son trabajadoras subordinadas y remuneradas, 26.6% trabajan por cuenta propia, 6.6% no tiene remuneración y sólo 2.8% se desempeña como empleadora. Es decir, casi 3 de 10 mamás, buscan como alternativa trabajar de manera independiente para garantizar el manejo de sus tiempos.

Las redes de apoyo son esenciales para la mamá trabajadora

Aquí viene otro tema fundamental para que la mujer pueda desempeñar ambos roles (mamá y trabajadora): las redes de apoyo. Si una mamá no cuenta con instancias, familiares o conocidos que ayuden al cuidado de los hijos, la situación se vuelve más complicada. Por ejemplo, 8 de cada 10 mujeres ocupadas con al menos un hijo (80.6%), carece de acceso a servicios de guardería.[4]Esta condición ya es, por sí misma, una limitante, pues tiene que ver otras alternativas para el cuidado de sus hijos, mientras ella sale a trabajar, desde el cuidado con familia hasta dejar solos a sus hijos en casa (sí.. hay mamás que dejan “encerrados” y solos a sus hijos mientras salen a trabajar). El no tener redes de apoyo, también es una limitante estructural para el crecimiento dentro de las organizaciones, pues en ocasiones, una promoción implica (erróneamente), dedicar más tiempo, ya sea para capacitarse o para supervisión.

En México aún falta mucho por hacer para garantizar que la maternidad y la vida laboral no estén “peleadas”, sino que sean caminos que se puedan empatar. Ante esta situación, muchas empresas están ya implementando políticas que favorecen que las mamás no tengan que elegir entre estos dos caminos. Esquemas de horarios flexibles y home office son una gran iniciativa (y no solo para las mamás); guarderías dentro de las empresas, o incluso, permisos para que las mamás lleven a sus hijos a la oficina.

Volvamos a la pregunta: ¿es necesario que haya un día internacional dedicado a la mujer?

Para mí, la respuesta es clara: ¡Sí! Pues es un día especial para recordar y generar acciones en pro de la igualdad, la justicia, la paz y el desarrollo. Tener un día internacional de la mujer, ayuda a sensibilizar, concienciar, llamar la atención y señalar que existe un problema sin resolver, un asunto importante y pendiente en las sociedades[5]. A través de este día, se busca que todos los actores de la sociedad (gobierno, iniciativa privada, ciudadanos) promuevan y exijan acciones concretas para favorecer la igualdad en derechos para hombres y mujeres y la equidad en las condiciones para se desempeñen en lo que cada uno elija.

“El Día Internacional de la Mujer se refiere a las mujeres corrientes como artífices de la historia y hunde sus raíces en la lucha plurisecular de la mujer por participar en la sociedad en pie de igualdad con el hombre”[6]

 

Y como organización y/o marca, ¿qué puedo hacer?

¡Mucho! Como ya se habían citado algunos ejemplos, las organizaciones tienen la posibilidad de generar normas y políticas que favorezcan las condiciones de igualdad y equidad para sus colaboradores. Acciones concretas que ayudan a ello:

  1. Eliminar la brecha salarial
  2. Implementar esquemas flexibles y home office
  3. Ofrecer apoyos para mamás y papás (por ejemplo: permisos de maternidad y paternidad; días “económicos” para atender alguna situación con sus hijos)
  4. Dar contratos de trabajo a todas y todos
  5. Garantizar la seguridad social a todas y todos

Como anunciante, también es importante generar mensajes que eliminen los estereotipos que favorecen la desigualdad. Hay muchos casos de éxito donde marcas de ropa y calzado deportivo, de juguetes, de automóviles, están presentando a mujeres haciendo acciones que “típicamente” se le atribuían a los hombres. Marcas que están promoviendo, por ejemplo, que los juguetes son eso, juguetes, y no se enfocan en los roles de género tradicionales (las niñas muñecas, los niños carritos). Incluso, marcas que están presentando también los distintos modelos de familia, y no solamente a la mamá a cargo de la casa o del cuidado del hogar.

Como ves, hay mucho por hacer.Tu marca tiene una gran oportunidad de contribuir a que tengamos una mejor sociedad, más justa, más igualitaria y más incluyente. ¿Por qué no tomas esto como tu propósito?

 

REFERENCIAS

[1]Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Encuesta Intercensal 2015. Tabulados básicos y base de datos.

[2]Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, 2016. Segundo trimestre. Consulta interactiva y base de datos

[3]Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, 2017. Segundo trimestre. Consulta interactiva y base de datos

[4]Instituto Nacional de las Mujeres. “Las madres en cifras”

[5]Organización de las Naciones Unidas (ONU). Asamblea General. ¿Para qué sirven los días internacionales? Noviembre, 2016

[6]Organización de las Naciones Unidas (ONU). Historia del día de la Mujer